Optimización de recursos para formación

Ayudamos a nuestros clientes a optimizar el presupuesto destinado a formación, con el objetivo de cubrir el mayor número posible de necesidades formativas contando con un presupuesto determinado, o bien minimizar el coste de ejecución del plan de formación.

Tú pones las condiciones, nosotros implementamos la estrategia idónea. Si fuera necesario, esta optimización podría permitir a la compañía ejecutar el plan de formación a coste cero, ajustando el presupuesto al crédito formativo asignado.

El objetivo es racionalizar los costes de formación y, sobre todo, hacer un uso más eficiente del crédito formativo para que las bonificaciones permitan financiar una mayor parte del coste, minimizando así la inversión necesaria.

Gestión integral del crédito

Esta solución está sustentada en la figura de entidad organizadora, y ha sido diseñada para aprovechar y ampliar los beneficios y garantías inherentes a la misma, incluyendo como elemento clave y de valor añadido la función de optimización del crédito de formación.

Esta optimización es posible cuando realizamos una gestión integral del crédito de formación de nuestro cliente y, por ello, requiere que nos encarguemos de la organización del plan de formación o la parte de él cuyo presupuesto se pretenda optimizar.

Entidad organizadora

El Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral, regulado a partir de 2015, presta especial atención a las relaciones entre las empresas y las entidades de formación, a las que confiere un papel más protagonista. Para ello, se regula la figura de la entidad organizadora, y además de dotarle de mayores posibilidades a la hora de contar con medios especializados, también le exige una mayor responsabilidad, rigor y transparencia, protegiendo así los intereses de las empresas a las que ofrecen sus servicios de formación.

La entidad organizadora es una entidad de formación que la empresa contrata para encomendarle, en mayor o menor medida, funciones en el ámbito de la organización de la formación a sus trabajadores, realizando, entre otras, las siguientes funciones:

  • Asegurar el desarrollo satisfactorio de las acciones formativas.
  • Gestionar las bonificaciones.
  • Facilitar la realización de acciones de seguimiento, control y evaluación.
  • Custodiar toda la documentación.
  • Poner todos los medios necesarios para la organización de la formación.

Beneficios

La estricta regulación de las funciones y obligaciones de la entidad organizadora ha permitido crear un entorno de seguridad jurídica, garantías y beneficios para las empresas que deciden contar con una entidad organizadora.

Estos son los beneficios inherentes a la figura de entidad organizadora:

Garantía

La empresa cuenta con todas las garantías que le ofrece el sistema y, además, la entidad organizadora es responsable solidaria frente a la Administración en todo lo relativo al desarrollo de las acciones formativas que organiza, así como el cumplimiento de los requisitos, justificación económica, etc. Esta responsabilidad comporta una obligación conjunta sobre posibles infracciones o sanciones y, por tanto, una mayor garantía para la empresa cliente.

Transparencia

Únicamente la entidad organizadora está legitimada para subcontratar la impartición de la formación a un tercero. Esta subcontratación debe ser totalmente transparente, y no se permite a la entidad organizadora incrementar el coste de la formación de manera injustificada.

Entidades de formación acreditadas

Es responsabilidad de la entidad organizadora contar con los medios más adecuados para impartir las acciones formativas, pudiendo hacerlo con sus propios medios, o bien, subcontratar a entidades de formación debidamente acreditadas o inscritas en un registro habilitado por la Administración competente.

Nuestra solución de optimización de recursos mediante la gestión integral del crédito de formación eleva a sus máximas cotas de valor la figura de entidad organizadora, aportando beneficios adicionales a los inherentes a las funciones y obligaciones de una entidad organizadora:

  • Solución integral: Ayudamos a cubrir cualquier necesidad de formación en cualquier modalidad, tanto de catálogo como diseñadas a medida.
  • Sin coste adicional: Ajustamos el coste asociado a la función de organización al 10% del coste total de formación. Al estar dentro del máximo considerado bonificable en la normativa, no supone coste para la empresa.
  • Optimización: Aplicamos técnicas de optimización para minimizar el presupuesto del plan de formación o para cubrir el mayor número posible de necesidades formativas una vez fijado el presupuesto.
  • Calidad: Contamos con formadores de confianza y solo subcontratamos entidades de formación especializadas y solventes para garantizar al máximo la calidad de la formación.
  • Especialización: Podrá contar con un equipo de especialistas en todas las tareas de organización de la formación, incluyendo la gestión de las ayudas que permiten su financiación.
  • Flexibilidad: Nuestro servicio no supone compromiso ni requiere exclusividad. Además, podemos integrar dentro del servicio a proveedores de confianza con los que ya cuente nuestro cliente.

Cómo optimizamos el crédito

Además de racionalizar costes de formación, aplicamos mecanismos que corrigen las ineficiencias del sistema de ayudas para formación y explotan al máximo las posibilidades de justificación económica que éste permite.

Se trata de criterios de imputación de costes que adecuan el coste de la formación al potencial de bonificación de cada grupo o acción formativa, gracias a lo cual conseguimos que las acciones formativas cuya bonificación teórica está por encima de su coste compensen los casos a la inversa, en los que la bonificación no cubre el coste.

¿Te interesa alguna de nuestras soluciones?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad