Training Process Outsourcing: la formación de tu empresa en manos de profesionales

Ofrecer una formación continua a los empleados de nuestra organización es una de las piezas clave para asegurar su desempeño y también su bienestar. Sin embargo, la puesta en marcha de las acciones formativas que den respuesta a las necesidades que vayan surgiendo, o que directamente formen parte del plan de formación, supone una dedicación de tiempo, de recursos y medios de los que, en muchas ocasiones, las empresas no podemos disponer internamente.

En estos casos, lo conveniente es recurrir a un TPO (Training Process Outsourcing), para que una compañía especializada se encargue de toda la operativa asociada al despliegue de la formación.

¿Qué es un TPO?

Es una solución escalable y flexible que se adapta a las necesidades de cualquier empresa, independientemente de su tamaño. Consiste en la externalización de los procesos operativos de formación en todas o algunas de sus fases: detección de las necesidades, elaboración del plan de formación, programación de acciones formativas y ejecución y financiación del plan; además del seguimiento de resultados posterior y control de la documentación durante todo el proceso.

Optar por un TPO cubre el antes, durante y después de un proceso formativo en nuestra empresa. Además, mejora la eficiencia operacional de la compañía, y nos dota de flexibilidad en los costes y reducción de los riesgos financieros asociados; además, nos permite acceder a profesionales cualificados y las mejores infraestructuras tecnológicas, tanto para la realización de la formación como para la automatización de los procesos.

¿Cuáles son las ventajas clave de un TPO?

  • La formación de nuestra empresa estará gestionada por consultores con gran especialización y un profundo know-how en todo lo relacionado con la optimización de los procesos de formación.
  • Nos permitirá una reducción de costes gracias a la automatización de procesos, la generación de economías de escala, y los acuerdos globales con proveedores de formación.
  • La formación se gestionará a través de las mejores prácticas, procedimientos administrativos probados y con niveles tecnológicos difíciles de obtener y rentabilizar internamente. Por ejemplo, en Avanzza hacemos uso de la aplicación GIF para la gestión global de nuestros procesos formativos, un ERP que optimiza todos los procesos de trabajo a nivel administrativo, técnico y económico.
  • Convierte los gastos fijos en variables, lo cual es muy interesante teniendo en cuenta que el volumen de acciones formativas no tiene por qué ser constante en el tiempo.

En definitiva, optando por un TPO aseguramos la formación de nuestros empleados en todas sus necesidades y al menor coste posible sin tener la necesidad de gestionar nada de manera interna. ¿Necesitas asesoramiento? Cuenta con Avanzza.



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad